Noticias

28 de Septiembre de 2016
Amaranto, el gran secreto de los Incas
Aunque probablemente no hayas oído hablar tanto del amaranto como de otros cereales como la quínoa, el arroz o el trigo, miles de años atrás, era conocido por los Incas como un alimento con poderes sobrenaturales. Otras culturas como los Aztecas o los Mayas también lo cultivaban y lo consumían e incluso la llegaron a considerar una planta sagrada. Sus beneficios principales se asemejan mucho a los de la quínoa y es que ambas plantas son, desde un punto de vista botánico, pseudo-cereales, pertenecientes a la misma familia que las acelgas, la remolacha o las espinacas. Conozcamos sus principales beneficios.
 
Principales beneficios
 
Al igual que la quínoa, el amaranto se considera un superalimento, es decir, un ingrediente vegetal completo, equilibrado y nutritivo , con una propiedades nutricionales extraordinarias. Es rico en lisina, un aminoácido esencial para nuestro organismo que sólo podemos obtener a través de la alimentación y que se encuentra en menor proporción en el resto de cereales. Además, es rico en fibra, vitaminas A y C, así como silicio y magnesio, minerales imprescindibles para fijar el calcio en nuestros huesos de forma efectiva. Posee un alto contenido proteico, aproximadamente del 16%, y su combinación con otros cereales como la avena o la espelta, constituye una fuente de proteínas vegetales inigualable, ideal para vegetarianos, veganos y deportistas.
 
Y por si todo esto fuera poco, tiene un bajo contenido en grasa (9%) y no contiene gluten, por lo que es apto para celíacos o personas que quieran evitar esta proteína en su dieta.
 
Es importante comprarlo de cultivo ecológico, para evitar la presencia de residuos químicos como pesticidas, herbicidas o fungicidas.
 
Amplia gama de productos
 
Con su semilla se elaboran snacks, mueslis para el desayuno, tortitas e incluso postres y panes sin gluten, aunque también se utilizan sus hojas para cocinar guisos o sus tallos como verdura o forraje para animales.
 
Muy versátil en la cocina
 
El amaranto puede usarse tanto para la cocina dulce como para la salada. Es un imprescindible para quienes buscan una alimentación saludable, equilibrada y sabrosa y con él podemos prepararse tortas, panes, postres, hamburguesas vegetales, salteados e incluso elaborar palomitas. También podemos utilizarlo para rellenar vegetales, en moldes al horno con verduras... no hay límites para su uso culinario.
 
En nuestra sección de recetas, encontrarás varias propuestas elaboradas con este super alimento. ¡No te las pierdas!
 
 
-----
 
 
La información publicada en esta página web tiene un carácter informativo, divulgativo y/o comercial. Consulte siempre con un especialista. Es importante seguir una dieta variada y un estilo de vida saludable.
Ver todas las noticias

Otras Notícias


¿Tienes alguna duda? Contáctanos


PRODUCTOS RELACIONADOS

RECETAS

EVENTOS